jueves, 26 de agosto de 2010

Dianética, el camino hacia la autoliberación

jueves, 26 de agosto de 2010

En Francia es considerada una secta absoluta; en 1997 el gobierno de Grecia ordenó su disolución; en Alemania fue calificada de “peligrosa y con tendencias totalitarias”, mientras que en España ha sido reconocida como “Entidad de Carácter Social”, en Bélgica se la considera una organización “potencialmente peligrosa”. Es la iglesia de la Cienciología la que genera tanta polémica. Pese a ello, en nuestro país (Argentina) tiene sede en la calle Ayacucho al 1050 desde hace cuatro años. De acuerdo a la placa que yace sobre la entrada del domicilio, es una “Organización Sin Ánimo de Lucro”, pero en países como Estados Unidos, Sudáfrica, Venezuela, Suecia, Australia y México son una organización religiosa.
Desde hace cuatro años las placas de la fundación se encuentran a la vista de todos los transeúntes.
Par algunos es una entidad de carácter comercial, para otras una forma de vida. Es la disciplina Dianética la puerta de entrada hacía el escandalizado mundo de la Iglesia/ Secta/ ONG/ Entidad de Carácter Social/ Negocio comercial mejor conocida como Cienciología. La pregunta más interesante (e inquietante a la vez) que intentaré explicar en esta nueva entrada es la siguiente ¿Qué es la Dianética?
"Dianética es en realidad una familia de ciencias que abarca las diversas humanidades y las transforma en definiciones útiles y precisas. (…) Dianética para el Individuo (…) contiene las técnicas necesarias tanto para el manejo de las relaciones interpersonales como para el tratamiento de la mente. Con estas técnicas (…) el profano inteligente puede tratar con éxito todos los males psicosomáticos y todas las aberraciones inorgánicas. Aún más importante, las técnicas que ofrece este manual producirán el Clear de Dianética, un individuo óptimo con inteligencia considerablemente mayor que la del hombre común y normal".
Con este párrafo se inicia la lectura del libro “Dianética, La ciencia moderna de la salud mental”, publicado en el año 1950 por L. Ronald Hubbard, un escritor de ciencia-ficción. Su Libro (o quien diría, la Biblia de los cienciólogos) es la recopilación de sus experiencias recogidas a través de innumerables viajes por el mundo. Hubbard comenzó a interesarse por los problemas de la salud mental, y descubrió que nuestra sociedad conoce la mente humana menos que cualquier brujo de la India. En 1938 descubrió la “Ley Primaria de la vida” y postuló un principio fundamental que marcó el comienzo de su aventura: ¡S o b r e v i v e!
Sobre la base de este fundamento, la supervivencia está compuesta por cuatro dinámicas. La primera está referida a la supervivencia en cuanto a sí mismo, la segunda está relacionada con el sexo, la tercera en cuanto al grupo y la última hace referencia a la humanidad.
El individuo Clear es una persona capaz de lograr una inteligencia considerablemente superior a la del hombre ordinario. Es decir, la persona que hace uso de esta práctica se transforma en un ser libre de todo dolor y/o sufrimiento. Este tipo de hombre (Clear) impulsa sus acciones gracias a estas cuatro dinámicas.
“La inhibición de una o más dinámicas en un individuo causa una condición aberrada, tiende al trastorno mental y a la enfermedad psicosomática. (…) La técnica de Dianética elimina los bloques de estas diversas dinámicas. La eliminación de estos bloques permite el flujo libre de las múltiples dinámicas”, informa el libro de Dianética, conocido por sus adeptos como el “Libro Uno”.
El objetivo de la terapia Dianética es eliminar por completo los engramas grabados en el cuerpo, es decir, todo el dolor físico y mental que queda almacenado en las células de nuestro organismo. Además de un recuerdo, el dolor es también una herida y la grabación de este dolor-herida es precisamente el engrama. Según los dianéticos, los engramas causan enfermedades psicosomáticas en los individuos y solo con la terapia Dianética se puede eliminar todo el dolor de una vida. “Dianética es el comienzo del estudio de la mente que, rápidamente, derivó en lo que Hubbard denomino ‘el redescubrimiento del alma humana’”, cuenta Gustavo Libardi, Director de la Fundación Hubbard de Dianética.
-¿De qué manera puede ayudar la disciplina Dianética al ser humano teniendo en cuenta que es una práctica no aceptada por la ciencia?
Cuando uno aplica Dianética, uno lo puede hacer con muy poco estudio. El que aplica Dianética se llama Auditor. En Cienciología hay auditores clase 12 que requieren cinco años de estudio a 12 horas por día. El primer paso de Dianética es el siguiente, vos leés el libro (Dianética, la ciencia moderna de la salud mental), hacés un seminario y con eso ya podés aplicar Dianética con algunas personas y así generarles ciertos cambios para mejor. Cuando vos aplicás Dianética, la persona te lleva a donde ella quiere. Básicamente se le pide al paciente que recuerde algo, sencillo y claro. De un modo u otro, el auditor va a acceder a algo que le preocupa a la persona y va a encontrar que eso que le preocupa se apoya en un incidente anterior, temporalmente hablando. Lo que sucede tarde o temprano es que la persona se suele ir en su conversación hasta incidentes anteriores de anteriores de anteriores… hasta llegar, por ejemplo, al incidente del nacimiento. Hay toda una cadena de incidentes que el auditor debe deshacer para llegar al final. Llegado a un punto de la auditación, uno puede llegar a relatar incidentes pre-natales, es decir, antes del nacimiento.
-Este procedimiento resulta muy similar a la técnica del psicoanálisis…
No, porque el psicólogo está pensando por vos. El auditor no piensa por vos, está pensando en la técnica de auditación. No le importa lo que a uno le pasa, el que va a solucionar el problema es la propia persona. Al tener una técnica yo, como auditor, la puedo aplicar.
-¿Cómo se lleva a cabo una sesión de Dianética?
El tiempo lo dispone la persona porque uno no puede sacar a una persona de la sesión de Dianética sino está de buen ánimo y no obtuvo una ganancia. Si al paciente se lo agarra en medio de un incidente y lo largás al medio de la calle, sale enfermo. O sea, la persona está sola con una enfermedad. Eso es criminal. Una sesión podría durar una hora, tres horas, diez horas…. Depende de la persona. El auditor no puede terminar la sesión si la persona no asumió su nivel emocional y no se dio cuenta de algo. Para hacer una sesión, la persona debe estar bien descansada porque es una trabajo mental importante, generalmente, las personas pueden llegar a transpirar, pueden ocurrir que una persona vaya 20 veces al baño… Es sencillo, uno aplica la técnica y la persona descarga el incidente y después siente un alivio, que eso se nota en las expresiones del rostro. Ahí es cuando el auditor puede ir cerrando la sesión.
- Y luego de ese primer acercamiento, de esa primera sesión, ¿Se construye una relación en el tiempo entre auditor y paciente?
El paciente sigue con su vida normal y las ganancias son estables. La persona nueva no retrocede, siempre avanza. Lo que el tipo ganó y descubrió, de eso se dio cuenta él solo; el auditor no intervino. De lo que el paciente se da cuenta es de que él es el responsable, no el auditor. Esto es real, es así; la persona que gana y no retrocede siempre quiere más. La gente que logró pasar la auditación quiere más. Entonces, la gente va creyendo y se va acercando cada vez más.
-Repito ¿No resulta esta práctica similar al procedimiento catártico que empleaba Freud con sus pacientes?
La catarsis no fue inventada por Freud, sino por un francés. La catarsis sería la punta del aisberg. Ronald Hubbard tomó conocimiento con el comandante Thompson, un marino enviado por el servicio de inteligencia de la marina norteamericana para estudiar lo que Freud sabía. Hubbard tomó contacto directo con este comandante y conoce de primera mano las teorías de Freud y tomó unas cosas del pensador. Después se enoja un poco con Freud y por último terminó resaltando que Freud fue el único que hizo investigación clínica.
-¿Por qué la Dianética no es una disciplina reconocida por la comunidad científica?
Hay una diferencia entre un mero conjunto de datos y una ciencia. Las religiones en general, la filosofía, la psicología… todas esas fuentes de conocimiento han desencadenado la idea y la posibilidad de que la espiritualidad puede ser una cosa entendida por el ser humano. En general, uno habla de ciencia cuando es algo entendible; por ejemplo, nadie dudaría de que la matemática es una ciencia, por el simple hecho de que se puede entender. En definitiva, la prueba máxima de una ciencia son dos o tres cositas: que sea funcional. Yo conozco un método que me sirve para llegar a algo. Lo que define a una ciencia es la predicción, la capacidad de predicción. Si no tengo predicción no tengo ciencia. Eso es así, podría tener un montón de cosas, pero si todo eso no me sirve para predecir algo, no es ciencia. Si me permite predecir es porque es funcional, porque tiene un método. Si me permite predecir es porque hay teorías que se han probado en el mundo real. Ahí te acercás a una ciencia. En este caso, la Dianética/Cienciología cumple con los requisitos de funcionalidad y predictibilidad.

Para algunos cienciólogos, el volcán de Dianética representa el comienzo del autodescubrimiento.

Actualmente, la técnica Dianética es muy utilizada por los miembros que abrazan las creencias de la Iglesia de la Cienciología. Como toda disciplina científica (o no), la Cienciología se ha ganado una gran cantidad de enemistades. Un claro ejemplo es el de la asociación Anónimous con sede también en Argentina. Una organización mundial sin fines de lucro que busca echar del país a la Cienciología y desenmascararla mundialmente. “Es una estafa multinacional, piramidal, que priva a sus miembros de tomar decisiones, les lava el cerebro, los aleja de su familia y amigos”, reveló fuertemente Petete “Argie” Anon(*) miembro de la Organización Mundial Anonymous de Argentina.
-¿Por qué buscan los cienciólogos perseguir a sus detractores? Si son una iglesia o organización, no tendrían por que hacerlo…
Porque Hubbard decía que todo aquel que se opone o critica a la cienciologia es un “criminal, un ser aberrado, una persona supresiva” y contra esa gente tienen una política llamada “fair game”. “Una persona supresiva puede ser enjuiciada, demandada, dañada de cualquier forma por cualquier disciplina fuera de la cienciologia”. Muchos críticos murieron en todo el mundo en circunstancias extrañas después de haber sido perseguidos y acosados de todas las formas imaginables por ellos, contratan detectives privados, te pinchan el teléfono, te acosan en tu trabajo, le dicen a tu jefe que sos un terrorista, pegan afiches por tu barrio diciendo que sos un criminal anti religioso, etc.
- ¿Se mueven de esa manera, por ejemplo, cuando hablás mal de ellos? ¿qué pasa cuando se renuncia a sus prácticas?
Primero, te presionan de cualquier forma, te extorsionan para que no te vayas, te dicen que no vas a poder volver a ver a tus amigos o familiares que quedan en la secta, te amenazan con hacer públicos los secretos de confesión que archivan de tus tratamientos de “auditing” o auditacion, que es cuando te ponen el e-meter (ese aparato donde agarras dos latas que es como un detector de mentiras rustico, pero ellos dicen que mide la carga emocional de tus pensamientos). Esa “terapia”, verdaderamente, es un método de control mental en el cual te inducen a recordar cosas, te van llevando donde ellos quieren, a que recuerdes eventos traumáticos, les des información que graban y después la cosa va para el lado de las supuestas vidas pasadas. Y, finalmente, cuando te querés ir, te amenazan con hacer público todo lo que confesás ahí y lo hacen; mirá que “éticos”.
-Algunas personas creen que es una iglesia y otros un negocio comercial. Sin embargo, en el cartel que figura en la puerta se puede leer “Asociación civil sin fines de lucro…”
Son una mafia vestida de asociación civil y de religión y de ciencia; cosa más contradictoria no puede haber.
-¿Y por qué crees que se muestran como religión?
Para evadir impuestos y recibir subsidios del Estado (dinero).
-¿Y como asociación civil no pagan impuestos?
Antes quizás sí, desde que son religión la mayor parte ya no los pagan, y encima reciben dinero del gobierno.
-En Argentina son una asociación civil pero en otros países son una religión… ¿En qué quedamos?
Hace dos años los reconocieron como religión, a la iglesia de Scientology, la asociación civil y su “orientación para la vida” es una de sus tantas estafas y disfraces que tienen sede en el mismo lugar.
-¿Por qué formás parte de Anonymous?
Por Altruismo, creo. Anonymous no tiene líderes, no es una organización política ni religiosa, somos todos distintos, somos todos libres. Lo hacemos porque queremos, cada cual tiene una razón distinta; nadie nos paga. Dicho sea de paso, sabemos que nos jugamos mucho con esto. Lo hago porque no soporto que engañen a la gente es eso, básicamente.
Los miembros de la Cienciología caminan entre nosotros. Mientras que algunas personas tienen un marcado compromiso con el prójimo o por el cuidado del medio ambiente, otros desconfían plenamente de las organizaciones civiles. En ese sentido, y como conclusión, algunos errores de la Cienciología han generado que la comunidad toda desconfie plenamente de ellos, como, por ejemplo, diversas frases que se han filtrado de la mano del mismísimo Hubbard sobre discriminación: “Un hombre chino no puede estar a la altura de nada, siempre se agobia”, dichos hallados en su diario personal en el año 1928. En esa misma publicidad, no obstante, se puede observar otra fuerte crítica hacia los ciudadanos de piel oscura: “No deberías fregar el piso de rodillas con tus manos. Consíguete un negro que para eso nacieron”, le aconseja el autor a su esposa en una carta. En esta linea, se reconoce (una vez más) como las palabras, muchas veces, son más fuertes que las balas.
video
(*) Seudónimo utilizado para ocultar su verdadera identidad.
Licencia de Creative Commons
Dianética, el camino hacia la autoliberación by Billy Zero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 Argentina License.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Billy Zero. Design by Pocket