viernes, 6 de febrero de 2009

CRIATURAS FANTASTICAS Y FABULOSAS

viernes, 6 de febrero de 2009
Los criptozoologos día a día salen en búsqueda de nuevas especies de animales. Sin importarles los prejuicios de las demás ciencias, ellos siguen el camino de lo desconocido.

En 1848, el Reino Unido abría sus puertas hacia una nueva era de conocimiento. Las expediciones que organizaron Richard Francis Burton (1821-1890) -explorador, orientalista y traductor- y John Hanning Speke (1827-1864) -oficial del ejército británico- a las fuentes del río Nilo entre 1857 y 1858, comenzaron a generar investigaciones sobre los misterios que atesoraba el continente africano.
Como resultado de la exploración se encontraron nuevas especies de animales desconocidas hasta el momento por el hombre. Estas nuevas especies produjeron nuevos impulsos para la investigación científica en el ámbito de la Biología, la Zoología y la Geología.

A partir de estos descubrimientos, varios estudiosos ingresaron al mundo de lo fantástico y misterioso preguntándose ¿Cuántas otras criaturas fabulosas podrían llegar a existir entre nosotros sin ser detectadas? Para poder llegar al fondo del asunto, varios científicos, anticuarios, médicos y exploradores se adentraron en la aventura del descubrimiento, organizando expediciones en busca de aquellos animales ignorados por los zoólogos convencionales, valiéndose de los principios científicos más novedosos.

Este tipo de investigación fue lo que inspiro al zoólogo Belga Bernand Heuvelmans (1916-2001) a crear, en los años 50, una nueva doctrina científica denominada Criptozoología. Las personas que se dedicaban al estudio de esta disciplina son llamados criptozoologos, mientras que las criaturas en cuestión son llamadas críptidos.

La palabra CRIPTOZOOLOGÍA proviene del griego: Crypto significa “Oculto”, Zoos “Animal” y Logos “Estudio”. En líneas generales, la Criptozoología se encarga de estudiar los animales ocultos -aquellos seres míticos legendarios- y los diversos animales que se encuentran presente en el folklore y que presentan ciertos rasgos o comportamientos similares a los animales que actualmente conocemos.

Estos animales ocultos y fabulosos no son los que se encuentran inmersos en el Reino Animal, tanto como el Quetzal (Centroamérica), el Dragón de Kómodo (Indonesia), las aves del paraíso (Nueva Guinea), etc. sino aquellos seres que hacen de su existencia la base de los mitos y leyendas de una ciudad o región determinada.
La Criptozoología, que trata de emplear el rigor metodológico como las demás ciencias, debe lidiar con una serie de trabas que le impiden acreditarse como una ciencia legitima. Tal como la escribió su creador: Es el estudio de los animales cuya existencia solo poseemos evidencia circunstancial y testimonial o bien evidencia material considerada insuficiente por la mayoría”. Como ejemplo de pruebas materiales podemos citar la huella del Yeti encontrada en 1951 sobre el Glaciar de Menlung, las muestras de pelo rojizo del Orang Pendek o los numerosos videos y fotografías de las criaturas Lacustres, como por ejemplo el "Nauhelito".
La escasez de pruebas palpables sobre la existencia de dichos críptidos, ocasiono un aumento progresivo de escépticos, calificándola a esta disciplina como “la ciencia de los monstruos”. Es por este motivo que la Criptozoología es considerada una pseudociencia.
El libro “Gran Enciclopedia de los Seres mágicos” editado por la Sociedad Criptozoologica de Londres, aclara que: Es difícil hallar pruebas materiales. El protagonismo del hombre ha marginado sistemáticamente a las criaturas criptozoológicas desde hace milenios. Las ha desterrado a los rincones más remotos e inexplorados de la tierra, han reducido peligrosamente su población y ellas han aprendido a aislarse y desconfiar del hombre. Se ven obligadas a permanecer ocultas, convirtiéndose en monstruos no solo reales sino también de la imaginación”.

DE LA EVIDENCIA CIRCUNSTANCIAL A LA PREDICCION

A
lo largo de la historia, varios de los hallazgos científicos que se realizaron surgieron de investigaciones proporcionadas por otros descubrimientos, escapando de las teorías formuladas y dando nada más ni nada menos que con la casualidad. Como le ocurrió al medico británico Alexander Fleming (1881-1955) con la Penicilina, al físico alemán Wilhelm Rantgen (1845-1822) con los rayos X, al astrónomo alemán William Herschel (1738-1822) descubridor de Urano, el séptimo planeta del sistema solar, etc. Asimismo, en la Zoología y en la Criptozoología la casualidad también juega un papel preponderante. Como ejemplo de esto podemos citar a dos mamíferos que se extinguieron al final de la Edad de Hielo: el Rinoceronte lanudo y el Mamut. El hallazgo de estos dos animales no fue detectado hasta el siglo pasado cuando algunos de los cuerpos congelados fueron llevados a Europa desde las tundras de Siberia. Sin embargo, los mamuts y los rinocerontes lanudos aparecen representados en las pinturas rupestres desde el siglo XV.

Esto demuestra, según el punto de vista de los criptozoologos, que la Mitología, el Folklore, la Ecología y el Arte tradicional y antiguo son áreas de estudio capaces de proporcionarnos información sobre las criaturas que podrían llegar a coexistir entre nosotros.

La casualidad también ha puesto a prueba al naturalista Charles Darwin (1809-1882) cuando en 1861 predijo la existencia de una especie de mariposa nocturna. Esto ocurrió cuando el autor del libro “El origen de las especies” se percato de que el néctar de una de las orquídeas de Madagascar estaba almacenado al final de un tubo (o nectario) de 28 centímetros de longitud. Darwin supuso que el néctar de esta flor debía servir de alimento a una especie de insecto que tuviera una trompa que, tras ser introducida en el nectario (o tubo), le permitiese sorber el preciado líquido. Pero tras investigar las diversas clases de insectos que podrían llegar a cumplir con esta cualidad, descubrió que en Madagascar no existía, hasta el momento, ninguno.
Este fue el motivo que lo llevo a predecir la existencia de algún tipo de mariposa desconocida cuya trompa debía tener aproximadamente 25 o 30 centímetros de largo.
En 1903, las hipótesis del científico ingles no se hicieron esperar al confirmarse la existencia de una nueva variedad de Xanthopan Morgani, cuya trompa media 26 centímetros de longitud la cual fue bautizada bajo el nombre
Xanthopan Morgani Preadicta: la mariposa predicha.



PARA SEGUIR PENSANDO


El mundo esta plagado de misterios que ponen a prueba nuestra capacidad de creer. Pero el abrupto avance tecnológico y el descubrimiento de nuevas especies esta generando que la puerta hacia lo desconocido este más cerca de nosotros, permitiéndole al hombre conocer un poco más el mundo que lo rodea.
Como opinión personal, seria muy interesante llegar a descubrir alguna criatura fantástica y fabulosa, ya que estas solo se encuentran presentes -por el momento- en nuestras mentes. Pero, a la vez, no hay que desprestigiar los testimonios de diversos avistamientos, ya que estos pueden llegar a contener una pequeña dosis de credulidad. Como le ocurrió a Harry Johnston (Gobernador británico) tras escuchar varios testimonios de los pigmeos de África acerca de un extraño “asno salvaje” que habitaba entre la selva. Esto lo llevo a iniciar la búsqueda al denominado Okapi -pariente de las jirafas- que culmino con su descubrimiento en 1901, el cual causo un impacto mundial.

Fuente:

*www.criptozoologia.org
*Mariano Moldes (Licenciado en Ciencias Biológicas -UBA-)

Creative Commons License
Criaturas Fantásticas y Fabulosas by billy sombra zero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Argentina License.

1 comentarios:

Migalcaher dijo...

Interesante. A veces cuesta creer que haya cosas aun por descubrir.
Otras veces sentimos que no sabemos nada.

En fin

Saludos...

Publicar un comentario en la entrada

 
Billy Zero. Design by Pocket